Apuntes sobre La mística, una dimensión latente e indispensable del ser humano, de Javier Melloni


Jesuita. Perspectiva religiosa: diálogo interreligiosa y la mística comparativa.

https://es.wikipedia.org/wiki/Javier_Melloni




Qué es lo que más te apasiona? La eternidad contenida en el instante.


Es relativamente nuevo que esto empieza a emerger en distintos lugares del planeta.

Por qué es indispensable esta dimensión? Por la crisis actual. Pandemia, crisis habitacional, y demás. Proceso que pasamos como especie. 

La mística se nos manifiesta como ese excedente de realidad. Ninguna religión ni filosofía agotan. Indagar hasta el corazón de lo real.

Todo aquello que el ser humano no puede contener y sin embargo, es de lo que vive. Siempre necesita ser hallada, sobre todo en crisis.

El siglo XXI o será místico o no será. Está en juego la supervivencia de la raza humana.

La gran pregunta: qué hacemos con todo esto? Hacia dónde vamos, a qué recurrimos?

Las religiones surgen de una incandesencia mística.

La función de la religión es ofrecer medios para acompañar a las siguientes generaciones con las palabras de fuego.

A lo largo del tiempo se pueden enfriar si no acompañan el tiempo y el lugar.

Al ir al origen, al recobrar la fuerza y el fuego, ponemos en cuestión lo establecido, para renovar la tradición que se confirma y re-pregunta.

Al hacer reforma de los modos de interpretar, eso da miedo, asusta, muchos son ensalsados luego de muertos porque ya no son peligrosos.

La dimensión mística es necesaria.

No solo atañe al cristianismo, en este momento, post-modernidad, secularización severa, negadora de la autoridad de la religión, aunque pasado ese momento hay un retorno descubriendo que el ser humano no puede vivir sin eso. Aquí estamos, a la escucha de lo que sucede.

Llegamos a un límite en que el modelo racionalismo llega a un tope, por la sobre utilización de medios que daña a la tierra. La ciencia cuando llega al micro-cosmos, la ciencia pierde la palabra y pierde fondo cuando se pierde en la inmensidad de Dios. La ciencia se silencia ante su propia investigación.

La pretensión de la razón, la mental, llega a un límite que abre las puertas a la mística. 

No se trata de crear una nueva religión con los elementos actuales. Lo que aporta hoy la mística sino una nueva manera de entender las religiones. A todas las religiones.

Aquello que afirmamos fuera de nosotros, que ese Dios al que sacamos como si estuviera fuera, resulta que está dentro nuestro, en la más profunda de nuestras realidades. Atañe a la percepción nuestra. Lo que vemos está en nosotros. La transformación óptica está en nuestra retina. Las palabras están en nuestros tímpanos. 

La inseparabilidad de lo exterior y lo interior. Nos incluye. Revolución cognitiva. Nos deja en silencio. Somos co-creadores de la realidad que percibimos.

La realidad que está fuera, está siendo creado por nosotros mismos. Co-creamos todo lo que percibimos.

Hablamos de mística porque esto se convierte en un acto de percepción. 

Cuando nos silenciamos nos damos cuenta que hay un pensamiento que observa ese pensamiento. Hay algo más en mí. Quién es eso en mí que percibe mientras pienso, siento  o percibo? Eso es la consciencia. Una percepción integral. Vistos abrazados desde otro lugar de nosotros mismos. El lugar se va profundizando. El lugar que pertenece a Dios mismo. La verdad, la Consciencia y la Verdad. Padre, Hijo y Espíritu Santo. Todo eso no está ALLÁ, sino en la mismidad de lo aquí y ahora. P, H y ES.

La mística apunta a ese excedente de lo real, que es la fuente de las tradiciones religiosas, y al cual acudimos cuando las interpretaciones están en crisis.

El ser humano está hecho de:

SILENCIO

PALABRA

ACCION



La realidad cósmica contiene las dimensiones:

DIVINA

HUMANA

COSMICA

Inseparables y al mismo tiempo distinguibles.



Mística:

Silencio-Fuente

Palabra-Humano

Acción-Cosmos



SILENCIO: el origen, la fuente. El Padre. Aquel que es. Nombrar lo innominable. Cuando esa palabra se desgasta, necesita ser bautizadas de SILENCIO. Lo que requiere tiempo. Si no hay silencio en la mística, no ocurre. Bautizarse de silencio lo necesitaría la política, los poderes económicos, las organizaciones, no solo las religiones. La maquinaria que necesita resolver con la mente, pero realmente necesita SILENCIO.

Ej: origen místico de la ley, Moisés. Surgió en el desierto, ante una zarza ardiente, ante el paisaje calmo. Un fuego brota ante él. Arde sin destruirse. No se puede acercar al lugar de cualquier modo. Hay que "descalzarse". Solo así se puede recibir la palabra, sin lo que llevamos encima. Su rostro está lleno de luz. Moisés se convierte en llama. Dejarse consumir y convertirse en el fuego que arde en sí mismo.

El cuento del ermitaño en la cueva. "Fuego", y el bosque se incendió. La fuerza de la palabra sagrada. Realiza lo que enuncia. 

Enrtar en la mística para tener la fuerza de crear palabras que prendan fuego. 



PALABRA: para recrear palabras verdaderas, que den sentido, que iluminen. 

No pronunciar palabras "fritas". No podemos pronunciar palabras VERDADERAS? Acallarnos para pronunciar palabras nuevas. Aunque sea peligroso. Interpelan, asustan. Quien tendrá el coraje de pronunciarlas? Lo que está en juego es que surjan palabras auténticas. 

Todas las tradiciones tienen su fuente de palabras, y sus escrituras, en el canon. Biblia, vedas, Torah. El peligro que tenemos es que al conocer los textos, al saber cómo terminan, no hacemos el recorrido que los textos hicieron cuando fueron pronunciados. Las palabras llegan hoy desgastadas.

Las palabras de Dios llegan al apocalipsis. Las cartas de los apóstoles. Y se clausuara el canon allí. Y tiene el riesgo de que luego no hay más palabras de Dios.

Una palabra es revelada, de la fuente, cuando es revelatoria, cuando nos dicen cosas que no somos capaces de ver o interpretar. 

"Es palabra de Dios". Son para interpretar nuestra vida con ellas. Nos dan luz lo que hoy vivimos. 

Cada versículo del Corán es un signo. El libro es la pauta de lectura de la vida de cada uno.

Exigencia de entender para que nuestras palabras sean luz, auténticas y que no sean "fritas". 



La palabra se convierte en COSMOS, HISTORIA. Se hace VIDA en la vida del planeta. Mejora las condiciones de la comunidad. Transforma sin violentar.

La sacralidad de nuestros actos. La partición del pan y del vino. En el pan está la tierra, el sol, el trabajo del hombre. La eucaristía.

Que todo acto humano sea eucarístico, que incluya la tierra, lo humano, y contiene un elemento divino, lo invisible nos humaniza y nos transforma. Cuando somos capaces, tenemos la gracia, en esta comunión con el cosmos, lo divino se expresa en la actuación, convertimos la vida entera en eucaristía. En un acto litúrgico, en un acto de adoración. Acto de comunión entre nosotros.

La religión, religación, se recrean en cada instante. La inspiración de todas las tradiciones de la humanidad para que nuestros actos sean re-ligantes.

La palabra debe bañarse en silencio para que se re-signifique. El reto. El camino, la oportunidad. La urgencia.

Nuestro mundo necesita cristalizaciones de vida comunitaria alternativa a la locura que hemos creado.

Nuevas comunidades están naciendo, no auto-complacientes, que den respuesta a lo que el mundo necesita.



La comunidad Santa María. vinculadas al cuidado de la tierra, lo humano (igualdad entre nosotros), dónde la escucha del silencio que hace posible la palabra y el acto verdadero. En clave inter-religiosa. La religación con el absoluto, entre nosotros, en la igualdad que distingue roles, no viene dado de fuera sino de la misma relación.

Todo esto es en comunión con el origen. Cada tradición tiene su momento fundante. Al acercarnos al origen, reverdecemos. Se hace actual aquello que estaba en el pasado. El origen no es el inicio. El origen está en el presente. La muerte de Jesús es ORIGINANTE. Está en cada uno de los momentos presentes.

En una sociedad sin memoria y sin mirada lúcida con angustia, nos queda un instante secuestrado.

PRESENTE es la integración del pasado y del futuro en el momento que nos hayamos. Plenitud de presente. Plenamente presentes con la PRESENCIA MAYUSCULA nos hace dar las respuestas verdaderas.

Ser místico significa habitar plenamente el instante presente con toda la confianza que AHORA brotará la respuesta adecuada, la PALABRA adecuada para responder.

Paso de una mentalidad racional (dogmas) hacia la dimensión a la consciencia que hace qu ela percepción del momento presente contenga todos los elementos de la realidad para responder a lo que vivimos AHORA.

Baño en el silencio para que nuestras palabras emitidas se conviertan en actos que responden al AHORA.

Cada comunidad debe discernir que le hace mejor.

Es algo nuevo pero llevamos 1 o 2 décadas para poder valorar lo que ayuda y lo que no. Se nos da a entender lo que está en juego: la percepción INTEGRADA de la realidad.

Dios, nosotros y lo que vivimos somos UNO. Integrando, la respuesta al mundo es verdadera y perdurable y fecunda.





PREGUNTAS

El Papa Francisco es un gran indicio de los cambios. Lo importante es hablar EN LA IGLESIA. No abstraerse. No juzgar las otras creencias. No dejar de pronunciar lo que creemos. Principio de comunión.

Jesús fue un transgresor. Fue expulsado de las murallas del recinto de su religión. 

El origen está en el presente. Entonces no nos alejamos del fuego. Tener las antenas despiertas con gran honestidad para avivar la llama que está siempre encendida. El retorno es inmediato en la medida que volvamos a aquello que nos origina.

No podemos hablar solo de la Iglesia sino de la humanidad como un todo. La iglesia no lleva el timón. El centro está en cada ser humano que esté en su centro. 



Qué hacer con las experiencias místicas?

Hay que acogerlas, asumirlas, recorrerlas, indagarlas, corporalizarlas. Alguien con quién desplegarlas. Son semillas. Verificarlas. Son anticipaciones de final, no nos evita el recorrerlo. Abre posibilidades, aún falta recorrerlo. Solamente un indicio, el inicio del camino.



La inseparabilidad? Como compatibilizar con la experimentación comunitaria?

Experiencias personales, al mismo tiempo las contrastamos en comunidad. No nos encerramos en nosotros mismos. Mucho discernimiento requiere.

Puede haber ego. La comunidad ayudan a interpretar la experiencia. 



Interpretación de Medjugorje. 

La interpretación en relación directa e inseparable con nuestro estado de consciencia. Es inacabable la experiencia mística. Nos excede. Al tomar forma en nuestra consciencia, esa traslación cognitiva está en relacíón de quien la recibe. Inseparabilidad entre lo emitido y recibido.

Dios nos da todo. Nos abrimos a Él en la medida de nuestra consciencia. Depende de nuestro modo de interpretarlo.





solo hay una pregunta: como vivir en el presente de Dios. Todo lo demás son derivaciones secundarias.

Ejercicio práctico para estar más prolongado

Pasar de pensar. El combustible de la mente somos los pensamientos. Al pasar la atención a la percepción dejamos sin combustible a la mente. Interna: Respiración, postura. O percepción exterior: naturaleza, un árbol, una flor. Qué se me abre ante la percepción. Es sencillo.


Cómo resignifica la mística el dogma virginal de Jesús
Distintos niveles: Nivel mágico, místico, racional, mítico.
Es imposible desde el punto de vista racional. 
La inmaculada concepción no tiene que ver con la biología. María nació sin obstáculo para recibir a Dios. Sin pecado original, sin la deformidad, la imposibilidad. La virginidad no es un acto humano. No tiene que ver con el acto biológico. Lo que se engendró vino de más allá de ella. La iniciativa es de Dios. Lo biológico es secundario. 

La evolución de la consciencia hacia el día en que la contemplación esté en el centro
Cuando veamos que es realmente urgente.
Cuento de Buddha: cómo se puede alcanzar la iluminación: cuando tengas esta misma necesidad de respirar. 
Cuando la sociedad descubra que sin silencio nos volveremos locos.
Cuando nos silenciemos y escuchemos lo que verdaderamente pasa en nuestro contexto.

La pandemia es parar, es silencio?
Todavía no. Hay que adentrarse en el silencio. Está lleno de nuestros propios ruidos. El silencio es el contacto con uno mismo, es una entrega, más allá de uno mismo. Lo primero está lleno de ruido. Nos entregamos. El silencio tiene inacabables instancias. Llegamos a las profundidades en la paradoja de descentrarse y centrarnos.

Si somos co-creadores de la realidad, 
No sabemos quienes ni que somos. Depende de con quién nos identificamos. Si lo que somos es mucho más que eso. Es la oportunidad de Dios de hacerse carne y volver a sí mismo. Dios cuando nos mira se ve a sí mismo. En un modo correlativo, no narcisista.
Dios es lo que no puede ser dicho. Un profundo ahondamiento, tenemos anhelo de Dios porque provenimos de Dios. Haciéndonos nosotros Él regresa a si mismo. Es fuente de vida. Vemos también a los demás, seres encarnados, para que en amor y consciencia para volver a la fuente y devolverle la consciencia que nos dio.
Hoy esto es evidente para la mayoría.

El Espíritu viene de dentro. Solo hay una única realidad. Dimensión divina del flujo constante de amor y de inteligencia. En la medida que nos abrimos, conecta con nosotros, y en la conjunción se da la compresión. Estamos reflexivos para que la dimensión más alta, el espíritu, nos de comprensión a la trascendencia. Un camino generacional. No somos mejores, sino por el legado, podemos dar un paso más. Ahora se da un paso cualitativo importante.


Como transitar cuando las palabras de la religión no alcanzan

Con infinita libertad y consciencia. Con libertad discernida. Nadie puede ser nosotros por nosotros. En libertad contrastada podemos atravesar todo lo que haya que atravesar.



Como recrear el fuego para quienes se alejan. 

Dándoles la razón. Construir a partir de escuchar lo que anhelan.



Niveles de consciencia diferentes en dónde Dios y nosotros 

Estamos llamados a ser lo que Dios es, y no Dios. No podemos negar el hecho de ser creatura. Perdemos límites.

A otro nivel, Dios no es un ser diferente de nosotros. No es una construcción de la mente.

Dios no existe. Dios ES. Quienes existimos somos nosotros. Necesitan despegarse en una racionalidad. Hay unión de la esencia. Somos uno EN SU ESCENCIA. No de existencia a existencia sino de existencia a SER.



Relato de la muerte de Jesús.

Al saber lo que viene no atravesamos nuevamente cada vez. Ni morimos ni atravesamos. Dejar que irrumpa la muerte de Cristo en nosotros. La trampa está en tener el relato donde sabemos lo que va a ocurrir. Dependiendo de cómo lo interpretemos. Los jóvenes buscan en otro lado si no encuentran esto.


You'll only receive email when they publish something new.

More from Alex Herrero